After The Mists··

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Super Metin2 PowerFul , servidor dedicado con muchas cosas nuevas
Sáb Oct 08, 2011 12:08 pm por lampim

» Alguien busca algo
Lun Ago 15, 2011 2:40 pm por Le Fay

» Zune toplist
Jue Ago 11, 2011 10:39 pm por Zune

» Gold medieval rol/ Afiliación normal
Dom Jul 31, 2011 2:35 pm por Invitado

» Versalles la revolución (Afiliación Normal)
Dom Jul 03, 2011 7:49 pm por Invitado

» Charmed rol - Afiliación {normal}
Sáb Jun 18, 2011 9:20 pm por Invitado

» Inferno City {Afiliación normal}
Vie Jun 17, 2011 1:03 pm por Invitado

» Enchant Me || Normal || Recién Abierto
Sáb Mayo 28, 2011 10:39 pm por Lyenever Hyeran

» star wars the old republic
Sáb Mayo 28, 2011 4:29 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 12 el Jue Mar 24, 2011 10:00 pm.
~~~~~~~~
Elite ::

Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Ir abajo

Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Tristan de Leonis el Lun Mar 28, 2011 12:36 am

A los pocos días de que me ungieran caballero de la Orden de la Mesa Redonda, el grado más alto al que podría llegar un caballero en Britania, recibí una carta de mi tío Mark. En ella decía que iba a comprometerse con una joven irlandesa, la hija del rey Anguish, y que para saldar la deuda que tenía con él por aceptarme como escudero mi deber era el de llevarla a su castillo.

Aquella noticia me cayó como un jarro de agua fría, una cosa fue alejarme de ella al matar a su prometido y otra muy diferente era entregarsela a mi tío, sesgando de esta manera la oportunidad de desposarla en un futuro. Conseguir el perdón del rey Anguish hubiera sido posible si mi renombre como caballero del rey Arturo augmentaba sin embargo ahora sería imposible.

Tras una larga travesía conseguí llegar a las costas irlandesas y ataviado con una armadura sin marca de ningún reino me presenté en el salón del reino. Con la rodilla hincada en la alfombra real le pedí la mano de Isolda tras un discurso preparado por mi tío, quien se quedaría con ella y no yo. El rey Anguish finalmente aceptó, por mucho que hubiera rezado en silencio, e informó que la princesa llegaría a la embarcación junto a su sirvienta al amanecer. Con tan sólo imaginar la decepción en los ojos de Isolda el corazón se me encogía. ¿Por qué el destino era tan cruel con nosotros?

Tras una larga noche de insomnio el sol hizo su nefasta aparición. Y tal como se esperaba de mí me vestí y salí al muelle para esperarla. Había soñado con esto miles de veces pero no para llevarla a Cornualles junto a mi tío sino para vivir los dos en Camelot.
avatar
Tristan de Leonis
Caballero de la Mesa Redonda ~

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 20/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Isolda el Lun Mar 28, 2011 2:28 am

"Tristán", un nombre que no dejaba de vagar por mi mente, era como si lo tuviera marcado a fuego en mis pensamientos, con tan solo pensar en él, un suave suspiro salía de mí. Las imágenes de aquellos días en los que lo había encontrado herido y en los que yo hice todo lo posible para curar su herida envenenada, no dejaban de venir a mi mente día y noche. Mi doncella, Brangaine, tenía la ligera esperanza de que lo hubiera olvidado, pero eso fue imposible.

Por Irlanda aún corría la noticia de que Tristán fue aquel valiente caballero que venció a Morholt, quien una vez fue mi prometido, también conocía la opinión que tenía mi padre sobre él, opinión que no era nada buena, Morholt había sido su mejor guerrero y su pérdida le afectó bastante, todo lo contrario a mí, todas las pérdidas eran malas y no me enorgullecía de ninguna, pero el hecho de sentirme libre de nuevo me hacía feliz, aunque esta felicidad no duró mucho tiempo.

Una noche en la que me encontraba a punto de irme a mis aposentos, mi padre me llamó y me contó la noticia de que Tristán había venido a pedir mi mano para el Rey Mark de Cornualles y que al amanecer embarcaría rumbo a Cornualles. El mundo se me derrumbó encima, no podía creer las palabras que captaban mis oídos, de nuevo mi libertad se había esfumado, ahora mi padre me comprometía con un hombre que no conocía de nada, pero ¿por qué Tristán pidió mi mano para desposarme con otro hombre?, no lo entendía.

Aquella noche no pude dormir, me senté al lado de la ventana y esperé a que el Sol dejara ver sus luminosos rayos por el horizonte mientras silenciosas lágrimas resbalaban por mis mejillas, una maraña de sentimientos se entretejían dentro de mí, me sentía triste, decepcionada, hundida... Cuando el Sol hizo su aparición, mi adorada doncella vino a mis aposentos y me ayudó a prepararme, ella hizo todo lo posible para alegrarme, pero no lo consiguió.

Después de recorrer un camino que se me hizo demasiado corto, llegué al muelle junto a Brangaine, busqué con la mirada entre la poca gente que se encontraba en el muelle y al fin divisé a Tristán junto a una embarcación, si días antes de la noticia me hubiera encontrado con él, una maravillosa sonrisa hubiera iluminado mi rostro, pero ahora, conociendo el motivo por el que me encontraba allí, lo miré triste y decepcionada. Me acerqué a él con lentitud y le sostuve la mirada por unos breves segundos, luego la aparté sin articular palabra, no sabía que decir.

-Disculpe a mi señora, hoy no es uno de sus mejores días -escuché que dijo Brangaine después de ver que yo no saludaba ni decía nada, yo la miré de reojo y me percaté de que me estaba mirando fijamente, pero continué sin decir nada.
avatar
Isolda
Princesa ~

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 25/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Tristan de Leonis el Lun Mar 28, 2011 3:09 am

A lo lejos vislumbré dos figuras que se dirigían al muelle, lo más probable es que se tratara de Isolda y su sirvienta. Hacía un año que no la veía, tres cientos sesenta y cinco días sin dejar de pensar en ella. Me preguntaba si ella se acordaría de aquel joven que había matado a su prometido y al que había curado no muy lejos de donde nos encontrábamos. Una parte de mí deseaba que no fuera así, que se hubiera olvidado de mí para que esto fuera más fácil. Con que sufriera uno ya bastaba.

Las dos figuras tomaron forma a la vez que se acercaban, ya podía ver los cabellos dorados de Isolda que ondeaban con la suave brisa. Pero no fue cuando estaba a pocos metros de mí cuando pude ver su rostro. Aquellos ojos azules, llenos de decepción y tristeza, se clavaron en los míos produciéndome un agudo dolor en el pecho.

- El mío tampoco lo es, Brangaine.- murmuré con la voz impregnada de pesar. Aún recordaba el nombre de su sirvienta, que aunque se oponía a que Isolda estuviera conmigo siempre había sido fiel a su señora.- Mi señora...- la saludé arrodillándome sobre los tablones para luego besar su nívea mano. Me hubiera gustado decirle palabras de aliento pero no había ninguna para esta ocasión así que dejé escapar un suspiro y me limité a seguir con mi empresa- ¡Llevad las pertenencias de la princesa a su camarote!- ordené a los tripulantes del barco de mi tío poniéndome de pie- Mientras nos adelantaremos para mostrároslo.

Seguidamente las conducí por las escaleras que descendían al pasillo donde se encontraban los camarotes. Al fondo de éste se encontraba el más amplio y el que les pertenecería tanto a Isolda como a Brangaine por si tenía que asistirla.

- Ya llegamos, éste será vuestro camarote a lo largo de la travesía hasta Cornualles.- les indiqué después de abrir la puerta para que pudieran ver la que sería su habitación- Si necesitais algo, mi señora, yo me encontraré en el camarote de al lado. No dudeis en hacedme llamar, soy su más fiel sirviente.- concluí haciendo una reverencia, dándole a entender con esas palabras que aún seguía sintiendo algo por ella, algo que tenía que ser borrado al convertirse ella en mi tía.

Sin nada más que decir giré sobre mis talones y empecé a alejarme por el pasillo para llegar a la cubierta. Ayudaría a los tripulantes a llevar las pertenencias de Isolda, un vano intento para verla de nuevo.
avatar
Tristan de Leonis
Caballero de la Mesa Redonda ~

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 20/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Isolda el Mar Mar 29, 2011 12:12 am

Brangaine, me taladraba con la mirada, como instándome a que abriera la boca y dijera algo, pero no estaba dispuesta a hacer eso, si era posible permanecería con mis labios sellados hasta que tomáramos tierra de nuevo, aunque me conocía y sabía que al final terminaría diciendo algo, además de que por mi mente aún vagaba la duda de por qué había tenido que ser él quien pidiera mi mano para otro hombre, ¿es que ya no sentía nada por mí?, tal vez ya no se acordara de la primera vez que nos vimos, tal vez yo fuera la única que había recordado aquel momento día y noche. Al pensar en aquella posibilidad, me entristecí aún más.

Levanté la mirada hacia sus hermosos ojos marrones cuando alcancé a escuchar la respuesta que le dio a Brangaine, ¿para él tampoco era uno de sus mejores días? ¿sería posible que fuera por el mismo motivo por el que hoy me sentía tan hundida?, tal vez sí, tal vez no, pero de lo que estaba segura era que este proceso hubiera sido más fácil si él no estuviera aquí presente, el tener que verle mientras que aquella embarcación me llevaba a manos de otro hombre que no fuera él, me hería por dentro, provocando que un agudo dolor envolviera mi corazón.

Lo seguí con la mirada cuando se arrodilló delante de mí y posó sus cálidos labios en la suave piel de mi mano, cuando se volvió a poner de pie y dio la orden de llevar mis pertenencias a mi camarote, llevé disimuladamente mi otra mano a la zona donde anteriormente había posado sus labios y la acaricié suavemente con mis dedos.

Brangaine, se colocó a pocos pasos detrás de mí cuando me dispuse a seguir los pasos de Tristán, conforme caminábamos por la cubierta del barco para dirigirnos a la escalera que nos llevaría a nuestro camarote, mi vista vagó por la embarcación y por los tripulantes que en aquel momento pasaban por nuestro lado. Después de atravesar el pasillo, al fin llegamos al camarote que estaba situado al fondo de éste, cuando Tristán abrió la puerta, pude ver que era bastante amplio.

Entré al interior del espacioso camarote y lo examiné con la mirada mientras escuchaba a Tristán detrás de mí, si aquel camarote lo hubiera tenido para un viaje de otra índole, me hubiera parecido hermoso y bastante cómodo, pero en estos momentos, la condición de mi camarote no era algo muy importante para mí. Giré sobre mi misma para mirarlo y asentí cuando escuché que si necesitaba algo, lo llamara.

-Mi señora, ¿no creéis que habéis sido muy descortés con el señor? -escuché que me preguntó Brangaine mientras mi mirada se encontraba fija en la puerta.

-No sabía que decirle Brangaine, y por lo que he escuchado, él tampoco alcanzó a decirme mucho -le contesté.

-Pero dijo más que usted, como mínimo podríais haberle saludado… mi señora, creo que el señor se merece una disculpa -terminó de decir ella, y yo la miré fijamente por unos segundos, por cosas como estas la quería tanto, ella siempre me ayudaba en todo lo que podía y me hacía abrir los ojos cuando lo necesitaba.

En ese momento me percaté de la presencia de los tripulantes que traían mis pertenencias y las colocaban en mi camarote, en el tiempo en que ellos hacían su tarea, decidí salir a cubierta para tomar un poco el aire, Brangaine siguió mis pasos mientras sentía la suave brisa en mi rostro y veía el movimiento que había en la embarcación. Después de unos minutos, decidí que tenía que hablar con Tristán para disculparme y para aclarar mis dudas, así que le dije a uno de los tripulantes que lo hiciera llamar, además de que en mi interior permanecía el deseo de verlo de nuevo.
avatar
Isolda
Princesa ~

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 25/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Tristan de Leonis el Mar Mar 29, 2011 12:56 am

La cubierta era un hervidero de tripulantes que se encargaban de llevar las pertenencias de Isolda y de preparar lo necesario para la travesía. Como ya era mi intención, me dirigí donde estaban los baúles pertenecientes a la princesa pero eran de tamaños tan grandes que no podría llevar una persona sóla. Sin embargo había una cajita de madera bien tallada, con motivos florales, que podría llevar con facilidad.

- Sir Tristán, dejad que mis hombres se encarguen de llevar las pertenencias al camarote de la princesa.- dijo una voz detrás de mí, al girarme descubrí que se trataba del capitán de la embarcación- Ya sabeis que cada uno tiene sus tareas en la vida: los trabajadores lidiar con tareas pesadas, los caballeros servir a sus señores y participar en las justas, y los reyes gobernar y casarse con hermosas princesas.- sus palabras estaban cargadas de burla lo que me llevó a pensar si esta petición de mi tío guardaba otra cosa.

- Lo sé capitán, sin embargo creo que las tareas de los capitanes es la de gobernar en su embarcación y no la de dar discursos filosóficos. ¿Me equivoco?- le devolví sonriendo de lado, ya tenía suficiente con lo que estaba ocurriendo y no iba a permitir que se añadiera otra molestia más- Tomad, llevadla al camarote de la princesa y ten cuidado, parece frágil.- dije pasándole la cajita a uno de los tripulantes- Si me permitís, capitán, voy a seguir cumpliendo con mi deber.

Me alejé del muelle y volví a pisar la cubierta del barco que se mecía suavemente sobre el mar. Mi oportunidad de ver otra vez a Isolda se había visto sesgada por la intervención del capitán pero aun quedaba una larga travesía llena de oportunidades. Sin embargo el destino, el mismo que nos separaba para siempre, quiso que el encuentro fuera más pronto de lo que creía.

- Sir Tristán, la princesa quiere veros. Os espera en la popa del barco.- anunció un miembro de la tripulación señalando el punto concreto con el dedo y sin más volvió a sus quehaceres.

El corazón se me aceleró con tan sólo pensar que Isolda quería verme. Tal vez se trataba de darme alguna orden respecto a su estadía en la embarcación pero me daba igual si provenían de sus labios y no de su sirvienta como hasta ahora. Sin demorarme mucho más me encaminé a la popa donde se encontraba Isolda y Brangaine.

- Mi señora.- dije a modo de saludo, cortés- Me han comunicado que quería verme. Decidme que es lo que deseais.- continué, fijando mi vista en los ojos azules de ella.
avatar
Tristan de Leonis
Caballero de la Mesa Redonda ~

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 20/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Isolda el Mar Mar 29, 2011 2:58 am

Después de haberle pedido a aquel tripulante que hiciera llamar a Tristán, mi corazón empezó a latir alocadamente por la sola idea de volver a verlo, de volver a tenerlo frente a mi, esperaba que aquel tripulante hiciera lo que le había pedido, porque sino sería yo misma la que lo buscara para hablar con él. La conversación que Brangaine había mantenido conmigo en el camarote minutos antes, me había convencido para disculparme con Tristán, admitía que había sido muy descortés al no mencionar ninguna palabra al reencontrarme con él después de una largo e interminable año.

Anduve por la cubierta mientras mi mirada se perdía en el mar, sus aguas se encontraban tranquilas y abrazaban diversas embarcaciones que se encontraban amarradas en el puerto, cuando llegué a la popa del barco, tomé aire profundamente, llenando así mis pulmones del aroma salino que impregnaba el ambiente.

-Brangaine, ¿creéis que él aún guarda los recuerdos de la primera vez que nos vimos, o creéis que se habrá olvidado de aquel maravilloso momento? -le pregunté a mi doncella, sin quitar la vista del mar.

-Mi señora, yo creo que él aún recuerda ese momento, él se encontraba herido y envenenado, y vos lo curaste, le salvaste la vida muy a mi pesar -escuché que me dijo, una pequeña sonrisa asomó a mis labios, al recordar que ella no estaba muy conforme con que estuviera con él.

Después de que ella hubiera dicho aquello, escuché unos pasos a mis espaldas, seguidos de esa voz que ya se me hacía tan conocida, me giré para verlo, sus ojos parecían un imán para los míos, me sumergí durante unos breves segundos en sus hermosos ojos, para luego salir de mi ensoñación al escuchar el carraspeo de Brangaine, yo la miré, haciéndole saber que quería algo de privacidad.

-Mi señora, iré a ordenar… el equipaje -dijo y sin esperar un segundo más, empezó a alejarse.

-Sir Tristán, lo hice llamar porque quería disculparme, mi comportamiento de antes no ha sido el más correcto, siento mucho mi descortesía, como mínimo se merecía un saludo y… yo no dije nada, espero que pueda perdonarme -le dije e inconscientemente empecé a morderme el labio debido a los nervios que sentía -también quisiera saber qué relación tenéis con el rey Mark de Cornualles, no conozco mucho de él… Tristán, ¿por qué fuiste vos quien le pidió mi mano a mi padre para entregarme a otro hombre? -le pregunté con tristeza reflejada en mi voz.
avatar
Isolda
Princesa ~

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 25/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Tristan de Leonis el Mar Mar 29, 2011 4:14 am

Por unos momentos el tiempo pareció detenerse al cruzarse nuestras miradas. La decepción había abandonado su mirada pero transmitían una honda tristeza. Fue la tos de Brangaine la que rompió aquella conexión aunque agradecí que nos dejara estar solos para hablar con mayor privacidad.

- Su descortesía está justificada, mi señora. Sé que estas palabras le parecerán vacías porque no estoy en la misma situación que vos pero... comprendo vuestra tristeza.- yo había recibido la noticia posiblemente antes que ella aunque mi tío y su padre ya lo hubieran acordado, y desde que leí aquella funesta carta había sentido un vacío interior. Era cierto que era ella la que tenía que casarse pero a mí también me sumía en una honda tristeza.

Pude escuchar como el capitán del barco gritaba las ordenes a sus subordinados para abandonar las tierras irlandesas. Un grupo de diez hombres tiraron hasta que el ancla fue recogida mientras que otros se encargaban de las velas. Poco a poco la embarcación fue alejándose del muelle y el mar rodeó al barco.

- El rey Mark de Cornualles es mi tío, el hermano de mi madre. Él cuidó de mí tras la muerte de mi padre dándome la educación que necesité.- empecé a explicar, girando sobre mis talones para apoyar mis codos en la barandilla con la vista clavada en el mar- Y aunque ya no estoy a su servicio me pidió que llevara a cabo esta empresa como último servicio.- giré mi rostro, mirándola fijamente a los ojos, para luego continuar- Creedme que sino fuera por ese lazo que me une a mi tío no hubiera venido a entregarte a otro hombre. Pero tengo que cumplir con mi deber por mucho que me duela verte con otro...- me había dejado llevar demasiado por las pasiones y eso no era correcto- Disculpadme, mi señora, no debí de decir estas palabras.- añadí bajando la mirada.
avatar
Tristan de Leonis
Caballero de la Mesa Redonda ~

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 20/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Isolda el Mar Mar 29, 2011 6:02 pm

Mientras permanecía de pie, escuchando cada palabra de Tristán, de sonido de fondo se encontraban las órdenes que daba el capitán y el romper de las olas contra el casco del barco, al sentir como la embarcación empezó a moverse bajo mis pies, las pocas esperanzas que tenía de que algo sucediera para librarme de ir a Cornualles y conocer a mi futuro esposo, se esfumaron en cuestión de segundos, un suspiró cargado de profunda tristeza salió de mis labios y bajé la mirada totalmente abatida, luego de unos segundos, volví a levantarla y lo miré con una pequeña sonrisa al escuchar que me comprendía, me agradaba escuchar eso de su parte.

-Agradezco de corazón que me comprendáis y también le agradezco que me disculpéis por mi descortesía… yo normalmente no suelo ser así -le dije mientras la suave brisa rozaba mi rostro y hacía que mis cabellos se removieran al viento, éste había aumentado un poco al empezar a movernos por las aguas del inmenso océano.

Cuando él se apoyó contra la barandilla del barco, yo me coloqué a su lado y al igual que él, me dispuse a observar el mar, las palabras que él pronunció a continuación me sorprendieron bastante, nunca hubiera imaginado que el Rey Mark de Cornualles fuera familia suya, ¿qué tenía el destino contra nosotros?, me quedé un momento en silencio, mientras mi mente repasaba sus palabras una y otra vez, por sí me había confundido y no había escuchado bien, pero para mi desgracia no había ningún error.

-Desde que era pequeña, mi madre siempre me ha contado que mi padre algún día me comprometería con el hombre que él viera adecuado para mí, y que casi nunca me gustaría su elección, pero que al final terminaría acostumbrándome a convivir con mi esposo… pero esto es demasiado para mí, no sabía que el Rey Mark de Cornualles era vuestro tío -dije, cayendo en la cuenta de que ese hecho me convertiría en su tía -es más, será imposible para mí veros como mi sobrino…-dije volviendo mi mirada hacia él.

Al escuchar lo último que me dijo, me dí cuenta de que él anteponía su deber a sus sentimientos, algo que tal vez yo debiera de empezar a hacer, me iba a casar con su tío, y que yo supiera ya no tenía escapatoria, era mi deber casarme con Mark, aunque me doliera en lo más profundo de mi alma. Negué con la cabeza al escucharlo y volví a mirar al mar.

-No os disculpéis, comprendo perfectamente vuestras palabras, como buen caballero que sois, cumplís con vuestro deber… pero si tanto os duele verme con otro hombre, ¿por qué no os negasteis a cumplir con la empresa? Es vuestro tío, supongo que os comprendería… ¿no? -le pregunté con algo de curiosidad.
avatar
Isolda
Princesa ~

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 25/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Tristan de Leonis el Mar Mar 29, 2011 7:19 pm

Asentí a sus primeras palabras, sabía perfectamente que ella no era así. Alguien que curaba al hombre que había matado a su prometido y lo cuidaba a espaldas de su padre no era propio de una persona descortés. Las imagenes de aquel tiempo compartido en el que había estado en el cobertizo de la playa ya no parecían tan lejanas. La Isolda de ese tiempo era una joven alegre y risueña mientras que la que tenía delante era devorada por la tristeza. Esperaba que por lo menos mi tío le devolviera la alegría con el tiempo e Isolda fuera capaz de esbozar aquellas sonrisas radiantes.

Sin poder evitarlo, al escuchar lo que dijo a continuación, las palabras que minutos antes había pronunciado el capitán del barco vinieron a mi mente. Nadie se libraba de los deberes que le habían sido asignados y si lo hacía era para tener un final funesto.

- ¿Creeis que para mí será sencillo?- la falta de sueño y la situación en la que nos habíamos visto envueltos me estaba jugando una mala pasada y eso provocó que alzará la voz- Disculpadme de nuevo, vos no teneis culpa en todo esto, al igual que yo tan sólo seguís ordenes.- me removí el cabello, nervioso, para luego continuar- De igual forma, aunque no será de gran ayuda, apenas nos veremos. El rey Arturo me ha nombrado caballero de la Mesa Redonda por lo que no volveré a Cornualles.

Por mi parte no sería capaz de olvidarla, por mucho que pusiera por delante mi deber, pero esperaba que ella sí que lo consiguiera. Porque con sus palabras me hizo entender que ella sentía algo por mí, cosa que me alegraba e entristecía a la vez.

- Vos misma habeis respuesto a la pregunta, mi señora. Yo solo cumplo mi deber, el rey Mark no sólo es rey de Cornualles sino que también es mi tío por lo que le debo respeto doblemente. Si bien yo sirvo a otro rey, él sigue siendo mi tío.- le contesté volviendo a un tono de voz suave.

Acto seguido me di la vuelta, aún apoyado en la barandilla, y observé como los tripulantes hacían sus tareas para que la embarcación siguiera con su rumbo.

- Ahora que iba a hacer lo necesario para pedir vuestra mano... maldito sea el destino.- murmuré para mis adentros, distraído y sin darme cuenta que aquellas palabras habían salido de mis labios.
avatar
Tristan de Leonis
Caballero de la Mesa Redonda ~

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 20/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Isolda el Mar Mar 29, 2011 9:18 pm

Dios mío, ¿en qué horrorosa pesadilla me encontraba?, todo esto no podía estar pasando en verdad, puede que yo todavía siguiera durmiendo en mi cama y que pronto me despertara de aquel horrible sueño, al despertar se lo contaría todo a Brangaine y seguro que ambas nos reiríamos por lo que en ocasiones la mente puede inventar por sí sola.

Pero para mi desgracia aquello no era un sueño, era una realidad bastante cierta. Cuando Tristán alzó la voz, yo lo miré incrédula, esa era la primera vez que me había alzado la voz, y esperaba que fuera la última, no me había gustado nada que lo hiciera, luego escuché sus disculpas y asentí, dándole a entender que las aceptaba.

Al escuchar que Tristán no volvería a Cornualles y que por ello apenas nos veríamos, la vista se me nubló a causa de las lágrimas que intentaba retener con todas mis fuerzas, tragué saliva para intentar disolver el nudo que se me había formado en la garganta y respiré profundamente para intentar disimular el penoso estado en el que me encontraba.

-Sin duda el Rey Arturo hace bien en teneros como caballero de la Mesa Redonda, os felicito por ello, aunque la noticia de no volver a veros… no sea de mi sumo agrado -le dije lo más tranquila que pude y sin mirarlo a los ojos.

Si él pensaba que la distancia me haría olvidarlo, estaba totalmente equivocado, si en todo este largo año no había podido olvidarlo, mucho menos lo haría ahora, sobretodo conviviendo día y noche con su tío, el cual estaba segura de que nombraría a su sobrino en cuanto tuviera ocasión. Asentí al escuchar sus palabras sobre el respeto que le debía a su tío y cuando él se giró, yo permanecí quieta en mi sitio, agarrada fuertemente a la barandilla y mirando el agua, me empezaba a sentir ligeramente mareada, tal vez fuera por la mezcla del cansancio y por todo lo que estaba sucediendo, justo en ese momento alcancé a escuchar lo que dijo y lo miré sorprendida, ¿lo que acababa de decir era cierto?.

-¿De verdad? ¿ibais a pedir mi mano? -le pregunté con una pequeña sonrisa, un resquicio de felicidad volvió a mi al escuchar aquello.
avatar
Isolda
Princesa ~

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 25/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Tristan de Leonis el Mar Mar 29, 2011 10:14 pm

Antes de que girara el rostro pude ver sus ojos llenos de lágrimas, provocando que mi corazón se encogiera. Aun así observé como hacía todo lo posible para controlar sus sentimientos, definitivamente Isolda iba a ser una gran reina.

- Debeis ser fuerte, Isolda.- dije refiriendome a ella por su nombre por primera vez en todo este tiempo, tomando una de sus manos entre las mías- Puede que yo no sea el hombre adecuado para vos y Dios haya elegido a mi tío para que ocupe ese lugar. Espero que sea así porque por encima de todo deseo que seais feliz.

Mis palabras eran sinceras y por mucho que hubiera deseado que hubieramos acabado juntos su felicidad era lo primero. Entonces escuché su pregunta, dándome cuenta de que había hablado de más. Maldecí, esta vez interiormente, y me dispuse a contestarle sinceramente, igualmente el mal ya estaba hecho.

- Así es, esa era mi intención. Quería buscar el perdón de vuestro padre para luego pedirle vuestra mano.- asentí con la cabeza mientras hablaba- Pero llegué tarde o más bien se me adelantaron, da igual como fuese, nunca me pertenecerás.- concluí con pesar aunque ver sus labios curbados para formar una pequeña sonrisa hicieron latir con fuerza mi corazón.

El aire empezó a ser más fresco y a venir con más fuerza a la vez que nos adentrábamos en el vasto océano. Con movimientos rápidos me desabroché la capa para luego tendérsela sobre sus blancos hombros, rozando con mis dedos su suave piel.

- Abrigaos mi señora, no quiero que enfermeis.- esbocé una sonrisa para animarla, terminando de este modo la conversación que estabamos teniendo, ya bastaba de poner las cosas difíciles- Brangaine habrá terminado de preparar vuestro camarote y seguro que os echa de menos. Os acompañaré hasta vuestro aposento.

Acto seguido empecé a caminar por la cubierta a paso lento para alargar estos minutos con ella. Ya que no podría estar el resto de mi vida con ella aprovecharía esta travesía.
avatar
Tristan de Leonis
Caballero de la Mesa Redonda ~

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 20/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Isolda el Miér Mar 30, 2011 2:54 am

El vaivén que las olas provocaban en la embarcación, no era de mucha ayuda para mi mareo, éste no había empeorado, pero tampoco había desaparecido, mientras intentaba mantener a raya mis sentimientos, una ráfaga de aire fresco chocó contra mi rostro y debía de admitir que se sentía bastante bien, incluso me ayudó poco a poco a mitigar los síntomas del mareo.

-Dudo mucho que no seáis el hombre adecuado, vos seríais el hombre adecuado para cualquier mujer Tristán, pero os doy mi palabra de que seré fuerte… o al menos lo intentaré, al igual que intentaré ser feliz, sentimiento que dudo que algún día vuelva a sentir -le dije con tristeza mientras sentía el calor de sus manos alrededor de una de las mías.

Sonreí al escuchar que su intención había sido pedir mi mano, pero mi sonrisa se esfumó cuando me dijo que yo nunca le pertenecería, bajé la mirada y me di la vuelta, dándole así la espalda al mar y mirándolo a él a los ojos.

-Aunque no lo queráis, mi corazón y mi alma siempre os pertenecerá… -susurré para mí misma.

Empecé a sentir como el aire fresco que empezaba a soplar con más fuerza, se adhería a mi piel, provocando así que un escalofrío recorriera mi columna y que mi piel se erizara en cuestión de segundos. Al parecer Tristán se percató de ello, porque en seguida sentí como colocaba su cálida capa sobre mis hombros, yo me tapé con ella todo lo que pude y lo miré con otra de mis pequeñas sonrisas dibujada en mis labios -muchas gracias, pero podéis estar tranquilo, si llego a enfermar, algo que en muy raras ocasiones ocurre, conozco el remedio perfecto para reponerme -le conté mientras empezaba a caminar por la cubierta del barco, nuestro paso era lento, como intentando alargar aquel momento en el que nos encontrábamos juntos, aquel momento que muy a nuestro pesar no duraría mucho.

Antes de llegar a la puerta de mi camarote, la cual estaba abierta, me percaté de que Brangaine estaba vertiendo algo en dos vasos, la miré extrañada, ¿qué estaría haciendo?.

-Mi señora, acabo de encontrar en vuestro equipaje un frasco de bebida aromática que al parecer vuestra madre os ha preparado para vuestro viaje, la cantidad es muy escasa y apenas da para dos vasos, pensé que estaríais sedientos y que tal vez os gustaría beber algo… -me contó Brangaine en cuanto se dio cuenta de nuestra presencia -Sir Tristán, ya que os encontráis aquí, tenéis que probar la bebida, aunque no me caigáis muy bien, debo de dar a conocer el talento de la Reina Isolda en la preparación de bebidas de éste tipo -escuché que terminó de decir con una sonrisa mientras nos pasaba a cada uno un vaso.

-Os aconsejo que no le llevéis la contraria a Brangaine, creedme, da bastante miedo cuando se enfada… -le conté a Tristán como si fuera un secreto, luego llevé mi vista al líquido que se encontraba en el interior del vaso, tenía un color anaranjado y de él provenía un olor afrutado, lentamente llevé la taza a mis labios y me dispuse a beber de aquella bebida preparada por mi madre.
avatar
Isolda
Princesa ~

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 25/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Tristan de Leonis el Miér Mar 30, 2011 3:35 am

No quería ser el hombre adecuado de cualquier mujer, tan sólo el de ella. Isolda era la mujer con la que quería pasar el resto de mi vida, cosa que ya no podría ser. Pero por lo menos ella dio su palabra de que intentaría ser fuerte y eso me aliviaba un poco.

Su susurro llegó a mi oído aunque no parecía ser su obetivo ya que eran palabras que se decía a ella misma. Si bien no tendría que alegrarme de que ella no me olvidara nunca, no pude evitar hacerlo y una amplia sonrisa se abrió paso en mis labios.

- Sé que vuestras manos son expertas cuando se trata de elaborar medicinas, vos curasteis el veneno que invadía mi cuerpo, pero eso no significa que quiera que enfermeis.- quizás estaba siendo demasiado protector con ella pero no podía, ni quería, evitarlo.

Por fin llegamos al camarote de Isolda y su sirvienta, justo en el momento en el que ésta servía el contenido de un frasco en dos vasos de latón.

- Gracias Brangaine, tomaré gustoso la bebida de la reina Isolda para que no lo toméis como una afrenta.- bromee con la sirvienta después de escuchar las palabras de ella y de la princesa.

Antes de beber observé el contenido del vaso, un líquido anaranjado, y lo olí, captando un aroma afrutado, para luego tomar un sorbo. Aunque no humeaba sentí como abrasó mi garganta como de un licor se tratara pero a la vez era suave como el agua. De repente sentí calor, por mucho que hubiera refrescado el ambiente, y la sed aumentó por lo que bebí más de mi vaso hasta terminar su contenido.

- Traedme agua, Brangaine, esta bebida no ha saciado mi sed.- le ordené a la sirvienta mientras me aflojaba el jubón a la altura del cuello, el calor era asfixiante.

Cuando volví mi vista a Isolda noté como su cabello era más dorado, de sus ojos surgió un brillo que la hacía más hermosa y aquellos labios carnosos me invitaban a que los besara.

- Creo que no os he mencionado, mi señora, lo hermosa que estais esta mañana.- le susurré al oído para que sólo ella lo escuchara, rozando el lóbulo de su oreja con mis labios.
avatar
Tristan de Leonis
Caballero de la Mesa Redonda ~

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 20/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Isolda el Miér Mar 30, 2011 6:18 pm

Mientras a mis oídos llegaba la voz de Tristán aceptando tomar la bebida que Brangaine le había ofrecido, el líquido anaranjado de mi vaso, resbaló poco a poco por mi garganta, llevando a cabo un recorrido abrasador hasta mi estómago. En mi rostro se reflejó una mueca al sentir lo fuerte que se encontraba esa bebida, normalmente estaba acostumbrada a probar las bebidas aromáticas que mi madre realizaba con distintas hiervas, pero esta sin duda era diferente, tal vez se hubiera olvidado de algún ingrediente, aunque el sabor no estaba nada mal, al igual que el aroma, tenía un ligero sabor afrutado.

Continué bebiendo hasta vaciar la última gota de aquel líquido en mi boca, estaba sedienta y acalorada, aquella bebida había hecho que la temperatura de mi cuerpo aumentara considerablemente, podía notar mis mejillas sonrojadas ante el calor que sentía. Alejé el vaso de latón de mis labios y miré a Brangaine mientras movía mi mano para abanicarme el rostro e intentar refrescarme un poco.

-¿Es mi imaginación, o en verdad hace demasiado calor aquí? -pregunté, sin dejar de abanicarme y quitándome la capa que Tristán había colocado encima de mis hombros minutos antes -Por favor, Brangaine, traedme agua a mi también, estoy sedienta.

Brangaine nos miró extrañada y asintió al escuchar nuestro pedido -Sí, por supuesto, en seguida os traigo un poco de agua, ¡qué raro!, y yo que pensaba que la bebida que os acabáis de tomar os quitaría la sed… vuelvo en seguida -dijo, mientras cogía nuestros vasos y emprendía el camino hacia la puerta del camarote, para salir de allí e ir en busca de agua para Tristán y para mí.

Mientras la veía salir, sentí un ligero cosquilleo en mi oído al sentir el aliento de Tristán y el roce de sus labios, escuché como pronunció aquellas palabras que me hicieron sonreír y volver mi rostro para mirarlo, cuando lo hice, me encontré con una hermosa imagen, la más hermosa que jamás hubiera visto. Tristán era realmente bello, su cabello castaño relucía, parecían hebras de seda marrón que me hacían desear tocarlo, sus ojos brillaban con una luz especial que hacía que mis ojos no pudieran apartarse de ellos, y sus labios... sus labios eran increíblemente tentadores.

-No, no lo habíais mencionado… pero ahora lo habéis hecho, y debo deciros que vos también estáis hermoso esta mañana -dije, levantando lentamente mi mano, para posarla con suavidad en su mejilla mientras lo miraba fijamente -Increíblemente hermoso -terminé de decir sin quitar mi sonrisa del rostro, segundos después me di cuenta de que tal vez me había sobrepasado y retiré mi mano de su rostro para no incomodarlo.
avatar
Isolda
Princesa ~

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 25/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Tristan de Leonis el Miér Mar 30, 2011 7:10 pm

Las mejillas de Isolda tomaron un color rosado que la favorecía sin duda, la mujer que tenía delante podría rivalizar con cualquier diosa de los paganos. Cuando habló para ordenar a Brangaine que nos trajera agua su voz llegó a mis oídos como música celestial que comparada con la de la sirvienta era mucho más dulce y agradable.

Brangaine salió del camarote dejándonos solos pero con la puerta abierta por la que entraba algo de aire, el cual era insuficiente con el calor que sentía. Lo que no me esperaba es que ella reaccionara así ante mi susurro. Aquellas palabras provocaron que esbozara una amplia sonrisa, sonrisa que sólo tenía para ella, y el tacto suave de su mano sobre mi mejilla que me estremeciera levemente.

- No voy a dejaros escapar, Isolda.- no sabía como pero aquellas palabras salieron de mis labios con una convicción inesperada- Sé lo que he dicho antes pero... Vos sois la mujer a la que amo y lucharé por lo que deseo.- le susurré sin recordar cuando me había acercado tanto a ella, tan sólo nos separaban escasos centímetros.

No conocía el porque de este cambio en mi manera de pensar pero ahora estaba convencido de que tenía que luchar por nuestro amor. Ella había mencionado que le hubiera gustado que pidiera su mano, una prueba de que era correspondido, lo único que necesitaba para seguir adelante. Y de momento sólo estaba comprometida con mi tío y no habían contraído matrimonio así que no todo era tan oscuro.

- Quizás os lo debí decir antes pero os amo, Isolda, os amo con todo mi ser y no quiero pasar el resto de mi vida sin vos.- tal vez en otro momento me hubieran parecido palabras demasiado empalagosas, y mucho menos hubieran salido de mi boca, sin embargo ya estaban dichas y expresaban lo que sentía en lo más profundo de mi ser.

La cercanía de sus labios los hacía más tentadores y dejándome arrastrar acorté la distancia entre los suyos y los míos, sellándolos en un beso largo y lento. Saboreaba sus labios, despacio, y entonces fue cuando noté que mi sed se veía saciada a cada roce pero aun así quería más.
avatar
Tristan de Leonis
Caballero de la Mesa Redonda ~

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 20/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Isolda el Jue Mar 31, 2011 7:07 pm

Después de haber retirado mi mano de su mejilla, me percaté de que por alguna extraña razón me sentía mucho más atraída a él que antes, quería estar con él y olvidarme de cualquier problema que nos rodeara, no quería separarme de su lado por ningún motivo, y tampoco quería callarme todo lo que sentía por él, de algún modo quería que él lo supiera, ya sea mediante palabras o mediante gestos, por ello me alegró muchísimo que no le hubiera incomodado la suave caricia que le proporcioné a su delicada mejilla, lo supe porque una deslumbrante sonrisa iluminó su rostro, al igual que otra muy parecida iluminaba el mío.

El calor de mi cuerpo no disminuía ni un grado, aún me sentía muy acalorada y sedienta, ¡sí que era fuerte esa bebida!, era mucho más fuerte que cualquiera de los pocos licores que había probado hasta ahora. Dejé la capa de Tristán, que aún llevaba colgada de mi brazo, en una de las sillas más cercanas a nosotros, ese movimiento lo realicé sin apartar mis ojos de los suyos, ya que no podía, la luz que emanaban de ellos me tenían totalmente deslumbrada.

Las palabras que él pronunció a continuación, hicieron que mi corazón diera un gran salto de alegría al escucharlas, sus palabras me hacían muy feliz y lograban que volviera a recuperar la esperanza que mi padre me había hecho perder en cuestión de segundos, la esperanza de poder estar con él algún día, de ser felices juntos.

-No sabéis lo feliz que me hacéis al escuchar vuestras palabras Tristán, ¿eso significa que vendréis a verme a Cornualles? -le dije reflejando en mi voz la felicidad que sentía -yo también os amo Tristán, os amo mucho más de lo que pensáis, y tampoco quiero pasar el resto de mi vida sin vos, mi corazón late para vos… es vuestro, os pertenece, vuestro nombre está marcado en él -le dije con una sonrisa mientras sentía como mi corazón empezaba a latir alocadamente al sentir su cercanía, estaba totalmente dispuesta a luchar por nuestro amor.

Mis ojos se desviaron por primera vez de sus ojos y se posaron en sus hermosos labios, fui acercando lentamente mi rostro al suyo, hasta que al fin nuestros labios se fundieron en un beso lento y largo, cerré mis ojos para así sentir mejor sus deliciosos labios bajo los míos, los saboreé tranquilamente, al mismo tiempo que volvía a subir mi mano, pero ésta vez hice que las yemas de mis dedos disfrutaran de las suaves caricias que las hebras sedosas de su cabello me proporcionaban, ese cabello que tanto ansiaba tocar. Le correspondí al beso con delicadeza y mucho amor, a cada suave caricia de nuestros labios, mi sed parecía que se calmaba un poco.
avatar
Isolda
Princesa ~

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 25/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Tristan de Leonis el Jue Mar 31, 2011 10:22 pm

Mientras seguía con aquel beso llevé mis manos a su rostro, enmarcándolo en una suave caricia. Mis ojos se mantuvieron cerrados mientras duró, dando mayor importancia al tacto de sus labios y de sus dedos que se enredaban entre los mechones de mi cabello.

Finalmente me separé de ella, tan sólo unos centímetros, para recuperar el aire. Sin embargo no retiré mis manos de su rostro pero sí que abrí los ojos, encontrándome con los de ella, aquellos ojos que me hechizaban.

- Claro que iré a veros a Cornualles. Fui un estúpido al decirte que no lo haría.- le aseguré acariciando su mejilla con uno de mis pulgares- Igualmente no podré ir tanto como me gustaría...

Me quedé pensativo, buscando alguna forma de tenerla cerca con mayor frecuencia. ¿Pero cómo iba a conseguirlo si estaba prometida a mi tío? Algo se me ocurriría, mientras la visitaría tanto como me permitiera mis deberes en la Corte real.

- Pero no hablemos de cosas desagradables, disfrutemos del viaje Isolda.- intenté animarla con una sonrisa para luego darle un corto beso- Brangaine no tiene que tardar en venir con el agua... es mejor que no nos vea así.- por mucho que no quisiera separarme de ella ni un segundo era mejor que nadie, y menos su sirvienta, se enterara.

A los pocos segundos se escucharon los pasos de Brangaine que entró en el camarote con una jarra de agua en las manos.

- Aquí teneis el agua, espero que os sacie más que la bebida de la reina.- comentó la sirvienta en un refunfuño, molesta.

- Gracias, Brangaine, ya me ocupo yo de servir a Iso... a mi señora.- rectifiqué justo a tiempo, debía de seguir con el protocolo para no levantar sospechas.

Acto seguido tomé la jarra y serví primero a Isolda para luego hacer lo mismo con mi vaso. Después me bebí el agua fresca que había traído Brangaine, sin embargo no saciaba tanto mi sed como lo había hecho los labios de Isolda.
avatar
Tristan de Leonis
Caballero de la Mesa Redonda ~

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 20/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Isolda el Vie Abr 01, 2011 2:04 am

Disfruté de aquel maravilloso beso hasta el último segundo, cuando él separó sus labios de los míos, quedando a muy poca distancia el uno del otro, de mi boca salió un pequeño sonido de queja, no quería separarme de sus labios, quería seguir bebiendo de ellos, saciando mi sed con su calidez y dulzura.

Volví a abrir mis ojos, al sentir la ausencia de sus labios sobre los míos y suspiré, le sonreí mientras sentía sus fuertes manos colocadas a ambos lados de mi rostro, al mismo tiempo, mis dedos empezaron a jugar con los mechones de su cabello, deleitándome con la suavidad de éstos.

-No fuisteis un estúpido Tristán, sólo queríais que me olvidara de vos debido a la distancia que nos separaría, sé que pensasteis eso porque yo también lo hubiera hecho, pero ya os digo que eso es imposible, hasta ahora no me he podido olvidar de vos, y no lo haré nunca -le dije muy convencida, colocando una de mis manos sobre la suya, sobre la que me acariciaba la mejilla con su pulgar.

Un velo de tristeza nubló mi mirada al escuchar que no iría tanto a Cornualles como le gustaría, saber eso me entristecía, pero también lo comprendía, él tenía su deber y debía de cumplir con él, por supuesto, me encantaría pasar la mayor parte del tiempo cerca de él, pero prefería que viniera a verme de vez en cuando, a que no viniera nunca. Disfrutaría de sus visitas tanto como pudiera, ser la prometida de Mark, no me haría desaprovechar la oportunidad de verlo.

Sonreí con dulzura cuando intentó animarme y le correspondí al corto beso encantada, luego asentí, estando de acuerdo con que lo mejor sería separarnos, aunque me costara mucho esfuerzo, ya que no sabría como reaccionaría Brangaine si nos viera tan juntos el uno del otro -Sí… teniendo en cuenta lo bien que se lleva con vos, no sé que os haría si nos viera así -le dije, bromeando un poco.

Pocos segundos después de que me alejara unos cuantos pasos de él, escuché los pasos de Brangaine entrando en el camarote, sonreí cuando la vi trayendo la jarra de agua, aunque no parecía muy contenta. Cuando la escuché hablar, me percaté de que se encontraba molesta. Respiré aliviada cuando Tristán se corrigió a tiempo para no levantar sospechas.

-Gracias… -le dije a Tristán mientras tomaba el vaso de agua que me ofrecía, después de beber, mi sed no terminó de ser saciada, pero decidí no decir nada para no molestar más a Brangaine -Brangaine, os agradezco mucho que nos ofrecierais la bebida de mi madre para saciar nuestra sed, estaba… bueno, puede que mi madre se haya equivocado con algún ingrediente, pero eso no significa que no tenga talento para la preparación de este tipo de bebidas, por favor no os molestéis -le pedí, aunque de ella sólo recibí otro refunfuño.

Me moví hasta la silla donde había dejado la capa de Tristán, la cogí y me volví para mirarlo -Sir Tristán, os agradezco que me prestarais vuestra capa, gracias a vos no enfermaré, sois todo un caballero -le dije tendiéndole la capa con una sonrisa, pero en seguida desvié la mirada para no levantar sospechas.
avatar
Isolda
Princesa ~

Mensajes : 69
Fecha de inscripción : 25/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cumpliendo con mi deber [Isolda]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.